La Semana Santa en España e Hispanoamérica

Todos los años, al llegar el mes de marzo (o abril, dependiendo del año), los españoles se preparan para celebrar una de las fiestas más importantes del año. La Semana Santa es una de las fechas señaladas en el calendario español ya que se celebra en todo el territorio nacional, aunque en algunos lugares como Andalucía, Zamora o León cobra un protagonismo especial. Se celebra desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Pascua, y los días más importantes en España suelen ser el Jueves y el Viernes Santo.

Pero no solo España continúa con esta tradición. En algunos lugares de Hispanoamérica, la Semana Santa sigue siendo una gran fiesta religiosa y cultural, que año tras año atrae a miles de turistas.

Por eso, en este artículo voy a hablarte de los elementos más representativos de la Semana Santa española, y también de algunas celebraciones famosas en el mundo hispano al otro lado del Atlántico.

Los pasos

Las imágenes de Jesús y María que puedes ver desfilando por las calles en Semana Santa son los pasos. Estas figuras representan distintas escenas del calvario de Jesús (el flagelo, la crucifixión, alguna de las tres caídas, etc.)  Pueden tener una única imagen, o pueden tener varias imágenes que representan a un grupo de personas en la escena. Estos pasos suelen ser figuras talladas en madera o esculturas, y muchas de ellas son auténticas obras de arte de estilo barroco y datan del siglo XVII. Esta es una de las razones por las que las figuras no pueden salir a procesionar cuando llueve.

Estos pasos pueden trasladarse en una carroza, en la que las ruedas hacen gran parte del trabajo, o pueden cargarse o llevarse en andas. En este último caso, serán los cofrades los que lleven sobre sus hombros el paso por las calles de la ciudad. Este trabajo requiere mucha coordinación, concentración y días de ensayo. Las procesiones son largas, por lo que pueden estar seis horas moviendo el paso por la ciudad. Es un momento muy especial para los cofrades, no solo por el esfuerzo físico que supone, sino por la carga espiritual de esta tarea que realizan solo una vez al año (si el tiempo lo permite).

Las cofradías

Las cofradías son hermandades, asociaciones de personas que se reúnen en torno a una advocación (una figura de la Virgen María o de Jesucristo) para honrarla y salir en procesión con ella. Estas hermandades tienen su estructura interna o escalafón, donde cada persona tiene un cargo y cumple con su rol dentro de la organización.

Sin dudas, lo que más llama la atención de los extranjeros cuando ven a los cofrades procesionando (los llamados nazarenos) es su vestimenta, más precisamente, el capuchón o capirote. Esta prenda en forma de cono que los nazarenos llevan en la cabeza tiene su origen en la Edad Media y tuvo gran relevancia durante los años de la Inquisición española como símbolo de humillación y penitencia.

Cofrades en procesión durante la Semana Santa

La madrugá

Uno de los eventos más llamativos de la Semana Santa española es la madrugá sevillana. Se llama madugá (madrugada) a las procesiones que se llevan a cabo durante la madrugada del Jueves Santo (es decir, durante la noche del jueves al viernes). Seis hermandades y ocho pasos recorren las calles de Sevilla durante toda la noche, congregando a cientos de miles de personas en el centro de la ciudad. Tanto a pie de calle como desde los balcones, la gente se reúne para ver pasar a las hermandades y disfruta de la noche más intensa del año en Sevilla. La estrella de la noche es la Esperanza de Triana, una imagen de la Virgen del siglo XIX, tan bonita como espectacular.

La madrugá también se celebra en otras ciudades andaluzas, por ejemplo en Málaga, donde uno de los pasos más famosos es el del Cristo de la Buena Muerte. Esta figura de la Cofradía de Mena sale siempre en procesión acompañada de la Legión Española, cuerpo militar de élite. Aquí puedes ver cómo lo hacen.

La legión cantando «El novio de la muerte» en la madrugá de Málaga

Las torrijas

Como te podrás imaginar, la Semana Santa no solo va de religión. Durante esta época del año se degustan dulces típicos como la mona de pascua, los buñuelos o los pestiños. Pero sin dudas, las torrijas se llevan todo el protagonismo.

Las torrijas también son llamadas tostadas francesas, y se preparan con pan del día anterior, leche, huevo, canela y azúcar. El pan se moja en la leche y se reboza en huevo, luego se fríe en aceite de oliva y finalmente se espolvorea con azúcar y canela. Hay variantes en las que pueden llevar vino, almíbar o algún otro ingrediente, dependiendo del lugar y del gusto de quien las prepara.

Son un postre bastante calórico y forman parte de la dieta de vigilia (abstinencia). Los preceptos religiosos y la costumbre indican que los viernes de cuaresma no se debe comer carne roja. Por eso, durante esta época del año eran más populares todavía los platos de pescado, el potaje de vigilia (garbanzos, verduras y bacalao) y los postres.

Semana Santa en México

Una de las celebraciones más famosas ocurre en México, es la Pasión de Jesucristo en Iztapalapa. No solo es popular en aquel país, sino que se considera una de las fiestas más importantes de toda América, con casi tres millones de asistentes cada año. Esta fiesta tiene lugar en el Cerro de la Estrella, en Iztapalapa, un barrio del sur de México D.F.

En esta particular celebración, muchas personas deciden cargar cruces o procesionar descalzos, como penitentes que buscan limpiar su alma de pecado. Esa costumbre nació en 1843, después de una epidemia de cólera.

Semana Santa en Colombia

Más antiguas son las procesiones de Semana Santa en Popayán (Cauca), donde se realizan desde hace más de 400 años. Allí, la participación activa en las procesiones como carguero (quien tiene la responsabilidad de llevar el paso, similar al Hermano Mayor en España, se hereda de padres a hijos.

Una característica de la Semana Santa de Popayán es que tienen como costumbre encalar la fachada de las casas del centro histórico, es su forma de engalanar la ciudad para recibir los desfiles y las procesiones.

Semana Santa en Perú

Y así llegamos a nuestra última estación: la Semana Santa en Cusco. Allí, el día grande es el Lunes Santo, día en el que sale en procesión el Señor de los Temblores. La imagen, supuestamente enviada a Cusco por Carlos V, ganó gran popularidad en 1650, después de un gran terremoto que destruyó la ciudad. Al parecer, en ese momento la imagen logró reunir a todos los sectores de la sociedad (indios, españoles, mestizos, esclavos, etc.)

En Perú, también son famosas las alfombras de Semana Santa, sobre todo en la provincia de Huamanga (Ayacucho). Allí, las espectaculares alfombras se elaboran con flores, telas y otros materiales como papel, cáscaras de huevo o serrín.

Otro atractivo de la Semana Santa peruana es el Miércoles de encuentro, día en el que la imagen de Jesús de Nazareth y la de la Verónica (la joven que limpia el rostro de Jesús camino de la crucifixión) se encuentran en la Plaza Mayor. Algo similar a lo que ocurre en la madrugá sevillana entre el Cristo del Gran Poder y la Virgen de la Esperanza de Triana, cuando las dos figuras se encuentran por las calles de la ciudad.


Semana Santa en El Salvador

Como ves, la Semana Santa es mucho más que religión. Es arte, es gastronomía y cultura. Si tienes la posibilidad de visitar España, este puede ser un buen momento para viajar a Andalucía y vivir esta experiencia en primera persona. ¿Cómo es la Semana Santa en tu país? ¿Has vivido alguna vez la Semana Santa en algún lugar del mundo hispano? Si es así, déjame un comentario e intercambiamos experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *