El subjuntivo: Algunos usos y ejemplos

Cuando los estudiantes de español empiezan a familiarizarse con los verbos, sus conjugaciones y sus tiempos, saben que más tarde o más temprano llegará el momento de entrar en contacto con el famoso subjuntivo. Y si no lo saben, cuando finalmente lo tienen enfrente no saben muy bien quién lo ha invitado a nuestra fiesta (es decir, a nuestras clases), y lo miran con cara de pocos amigos. ¿Es tu caso?

Hoy quiero aprovechar este artículo para mostrarte la cara amable del modo subjuntivo. Voy a contarte algunas cosas que quizás te animen a darle otra oportunidad y terminéis siendo amigos.

¿Qué es el subjuntivo?

En primer lugar, tenemos que recordar el subjuntivo no es un tiempo verbal, sino un modo verbal. En español, el modo verbal se elige en función de la actitud o la intención del hablante. En términos generales, el modo indicativo lo usamos para declarar, para hablar de hechos que son reales o que asumimos como reales. Por eso, lo usamos para referirnos a hechos del pasado, del presente, o incluso del futuro (cuando creemos que realmente van a suceder).

El modo subjuntivo, por otra parte, nos ayuda a expresar sentimientos, opiniones, valoraciones, deseos, peticiones, recomendaciones, etc. También lo usamos con las oraciones temporales que hablan del futuro:

  • Cuando vuelva a Inglaterra, buscaré trabajo. (En ese momento)
  • Cuando tenga un hijo lo voy a llamar Federico, como mi padre. (En ese momento)

O en el imperativo negativo:

  • No hables tan rápido, por favor.
  • No tardes, la clase empieza en diez minutos.

Cuando empezamos a estudiar español, todos los tiempos que aprendemos (presente, pretéritos, y futuro) pertenecen al modo indicativo. Cuando ya alcanzamos un nivel razonable de español, llega el modo subjuntivo con sus propios tiempos. Según el caso, usaremos el presente, o alguno de los pretéritos. Y aquí tenemos una ventaja…

¿Cuántos tiempos encontramos en el modo subjuntivo?

Solamente cuatro. ¿A que suena bien? Si cuentas los tiempos verbales del modo indicativo que aprendes en los primeros niveles, verás que son, por lo menos, seis: presente, pretérito perfecto, pretérito indefinido, pretérito imperfecto, pretérito pluscuamperfecto y futuro simple. Cuando aprendes el modo subjuntivo utilizas el tiempo presente y solo tres pasados: pretérito imperfecto, pretérito perfecto y pretérito pluscuamperfecto.

Con esos cuatro tiempos de subjuntivo ya tendrás suficiente. El modo subjuntivo tiene tiempos de futuro, pero estos ya no se utilizan en la lengua oral, así que, a menos que seas estudiante de traducción o filología, no te preocupes, no serán un problema para ti.

Ya usas el subjuntivo y no lo sabías

Muchas veces nos quejamos (los estudiantes y los profes) de que el subjuntivo es difícil, de que es complicado, de que confunde… y no somos del todo justos. Hay expresiones que aprendemos durante las primeras clases de español y llevan subjuntivo, por ejemplo:

  • Que tengas buen finde
  • Que lo pases bien
  • Que te mejores.

Todas estas frases llevan subjuntivo porque estamos expresando un deseo para otra persona. El subjuntivo aparece en este tipo de frases en las que hay dos sujetos diferentes. Por ejemplo:

  • (Yo) Espero que (tú) vuelvas pronto.
  • Me gustaría (a mí) que te quedaras (tú) un rato más.
  • A mi madre no le gusta (a ella) que (yo) lleve la ropa sucia y descuidada.
  • El jefe necesita (él) que le envíes (tú) el correo esta tarde.
  • Te recomiendo (Yo) que descanses (tú) unos días, te vendrá genial.
  • ¡No quiero (yo) que (este viaje) se termine nunca!

Como ves, cuando los deseos, valoraciones, pedidos, etc., involucran a otro sujeto necesitamos el subjuntivo.

¡Estas estructuras las usarás seguro!

Hay algunos usos del subjuntivo que son especialmente frecuentes, por ejemplo: expresar la opinión o valorar algo. Por eso te voy a poner aquí algunos ejemplos de estructuras que los nativos usamos muy a menudo para que puedas recordarlos fácilmente.

Cuando expresamos una opinión cuestionando lo que nos dicen, necesitamos el subjuntivo. Imagina que estás tomando algo con unos amigos, estáis hablando sobre las pirámides de Egipto y uno de tus amigos afirma que las pirámides más famosas del mundo fueron construidas por los alienígenas (extraterrestres). ¿Qué podrías contestar tú?

  • No creo que las pirámides sean tan exóticas.
  • No me parece que sea una explicación razonable.
  • Dudo que los alienígenas vinieran a trabajar tanto.
  • Me extraña que creas eso.

 Tu amigo no se conforma con tu respuesta, y te dice que los gobiernos de los países más ricos están en contacto con seres de otros planetas. Tú sigues estando en contra de sus opiniones:

  • No creo que sea cierto.
  • No me parece bien que haya tantos bulos (fake news) en las redes.
  • Dudo que los países poderosos tengan ese tipo de contactos.
  • No está claro que los alienígenas existan.

Lo mismo ocurre cuando hacemos valoraciones con las siguientes estructuras:

Me parece bien/mal/estupendo/raro/increíble/etc./ que + subjuntivo

  • Me parece genial que empieces a estudiar de nuevo.
  • Me parece increíble que haya pasado un año.

Es bueno/malo/fantástico/genial/absurdo/necesario/etc./ que + subjuntivo

  • Es necesario que vayas al médico.
  • Es normal que estés confundido, es tu primera clase.

Como ves, el subjuntivo no es tan malo como parece. Igual que tu mejor amigo/a, necesita tiempo y dedicación. Las relaciones duraderas se construyen poco a poco. Cada uso del subjuntivo merece su espacio, los iremos viendo poco a poco en el blog. ¿Te animas a dejarme alguna frase usando el subjuntivo en los comentarios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba